El pasado 2 de junio se registró un voraz incendio al interior de ex Campamento de Chuquicamata; The General Manager House, o mejor conocida como “La Casa 2000”, ardía en llamas.

El potente fuego, del que aún no se conoce su origen, o si fue accidental o intencional,  sólo dejó en pie la chimenea que existía al interior de esta vivienda, una tremenda tragedia para los chuquicamatinos y chuquicamatinas, entendiendo el importante valor patrimonial que esta casa albergaba, y de la que quedaron sólo cenizas.

Con el pasar de las horas, a través de las distintas redes sociales, chuquicamatinos de todas partes hicieron sentir su malestar, así como también lo hizo público, y en una reunión cara a cara con representantes de Codelco en Calama,  la agrupación Hijos y Amigos de Chuquicamata.

René Huerta Quinsacara, Director de Patrimonio de la Agrupación, detalló que la molestia radica principalmente a que la pérdida es irreparable, un hecho del que dice sólo es responsable Codelco, ya que ellos, por decreto, quedaron a cargo de proteger el Casco Cívico del mineral.

“La Casa 2000 era como un símbolo del sector americano, porque era una casa con madera de Estados Unidos, construida bajo un diseño arquitectónico que obedecía a ciertos estándares para que fuera interesante para los gringos, y por lo tanto, todas aquellas personas que visitaron Chuquicamata, como miembros de la realeza europea, presidentes de distintos países, pasaron por acá, entonces el valor como emblema del sector americano de Chuqui, del que hoy queda muy poco, es absolutamente relevante”.

Fue crítico en señalar que tan lamentable hecho no hubiese ocurrido en caso de haber estado Chuquicamata custodiado por expertos.  “Es paradójico que en Chile se permita que una empresa que tiene otro rubro, como es la minería, tenga la tutela del campamento de Chuquicamata como Zona Patrimonial, entonces lo que nosotros estamos pidiendo, y que vamos a reafirmar, es que sólo necesitamos exigir la Ley, y la Ley, particularmente en el decreto, existe un compromiso de Codelco de proteger, resguardar, incluso realizar un plan de manejo de Chuquicamata”.

Rechazo absoluto desde la Supervisión

En este sentido, el Directorio del Sindicato de Supervisores de Codelco Norte, se une al sentir de cada uno de los chuquicamatinos, entendiendo que este lamentable hecho, es además una tremenda negligencia por parte de Codelco, pues la pérdida total de este valioso inmueble no hace más que ratificar el poco interés de la Empresa por resguardar un patrimonio que no es de ellos, sino de todos los chilenos.

De esta manera, y al igual que muchas otras agrupaciones, sindicatos, ex alumnos, entre otros,  este Directorio solicita que nuevas medidas de resguardo se planteen, porque no sólo es valioso el cobre que de ahí se ha extraído por más de 100 años, sino también la historia que ahí se forjó.

Compartir