Guillermo Cortés

Guillermo Cortés, Ingeniero Jefe: Llegó a hacer su práctica y se quedó para siempre

Guillermo Cortés es actualmente Ingeniero Jefe en la Concentradora de la División Chuquicamata, y ha pasado toda su vida laboral en el mismo lugar. Nació en el mineral y estuvo por 20 años fuera del ex campamento, y regresó en la década de los 90 para iniciar su práctica profesional, sin imaginar que se quedaría para siempre.

En esta edición Especial Aniversario Concentradora, conocemos parte de su historia.

El sueño de su padre, y su propio sueño

El padre de Guillermo Cortés, como el de muchos otros profesionales y trabajadores de la minería, laboraba en las faenas de Chuquicamata y siempre transmitió a su hijo, el deseo de verlo a él, convertido en un profesional, pero dentro del mineral. “Mi papá trabajó en Chuquicamata, fue tornero mecánico en la Maestranza Central, entonces para mi papá su sueño era que su hijo fuera ingeniero (…) Estuve 20 años fuera de Chuquicamata, y cuando me titulé, me vine a trabajar acá”.

Recuerda que sólo venía con la intención de poder cumplir su práctica profesional, para luego realizar su memoria, pero dadas sus cualidades y características profesionales, fue contratado en 1991.

“Siempre fue mi sueño llegar a esta área, y no me he querido mover. Estoy en esta área porque es lo que más me gusta”, asegura, resaltando sentirse dichoso y agradecido de haber podido cumplir su sueño, y el de su padre.

Vasta trayectoria en un trabajo complejo

Cortés cuenta, que dada su trayectoria, ha visto pasar varias generaciones de supervisores y trabajadores, con los cuales ha hecho amistades, así como también ha conocido sobre fraternidad, compañerismo, sobretodo en tiempos complejos.

“Cuando yo comencé siempre fui cercano al Sindicato de Supervisores, porque cuando empecé hubo un accidente fatal, un hecho relevante, y yo en ese momento, entendí que la labor del Sindicato era protegernos, así como también entre nosotros debemos defendernos y apoyarnos”.

Su visión apunta principalmente a lo complejo y peligroso de trabajar en el área, lo que expone frecuentemente a los trabajadores a posibles accidentes, e inminentemente, a la responsabilidad que le compete al supervisor. “Lo más complejo son los accidentes e incidentes operacionales. Es un área muy peligrosa, mucho equipo en movimiento. Acá hay muchas correas, muchos molinos, muchas cosas que puedan crear accidentes y eso hace difícil el trabajo, entonces es como que el supervisor siempre termina cuestionado”.

Para un trabajo seguro, destaca la importancia de mantener una cercanía entre supervisor, y trabajadores. “Tiene que haber mucho dialogo, confianza y cercanía. Esa puede ser una de las claves para que todos retornemos seguros a la casa”

Destacando la labor sindical

Sus años laborales le han entregado no sólo experiencia, sino una visión respecto al rol que ejerce el Sindicato de Supervisores de Codelco Norte. En este sentido, Cortés asegura que la dirigencia ha estado siempre disponible para acoger sugerencias, situaciones complejas, y las aborda de manera que se llegue a buen puerto.

“siempre hay temas que son extra laborales, que no tienen relación con la pega misma, pero sí con pagos, remplazos, etc, donde el Sindicato siempre nos ayuda. Siempre planteando los temas, les contamos las situaciones claves, y eso es algo a destacar: la relación entre el sindicato y los gerentes de las áreas, son generalmente relaciones conciliadoras, siempre enfocadas en el bien común”.

 

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email