El ciclo del bajo precio del cobre iniciado el año 2015, implicó para todos los sindicatos de la Corporación enfrentar duras y complejas negociaciones colectivas, donde junto con no incrementar o crear nuevos beneficios en sus instrumentos colectivos, debieron conformarse con un reajuste salarial del 0%.

Sin embargo, a mediados del 2017, los efectos de la política internacional junto a otros factores macroeconómicos generaron positivas expectativas para la cotización del cobre, lo que justificaba hacer más viables propuestas que consideraran incrementos salariales, más allá de bonos que se entregan por única vez y que no representan un aumento real a la estructura remuneracional del trabajador o profesional.

En este sentido, el Sindicato de Trabajadores de Minera Zaldívar, en julio del año pasado, fue el primero en romper el paradigma de reajuste 0, logrando incrementar en un 2% el reajuste de sus sueldos base.

En el caso de Codelco, la posibilidad de conseguir reajustes salariales en procesos de negociación colectiva, fue posible recién a partir del mes de diciembre 2017, situación que comenzó con los sindicatos rol B de Ventanas y Casa Matriz, los que si bien recibieron bonos por término de negociación de $3.859.851 y $3.600.000 respectivamente, lograron un incremento del 1% en sus sueldos.

En el caso de los sindicatos de supervisores y profesionales, la imposibilidad de incrementar el reajuste salarial, sólo sería posible a partir de marzo de este año, pues las últimas negociaciones tanto regladas como anticipadas que se dieron a fines del 2017 para el estamento profesional, arrojaron reajustes iguales a un 0%, siendo Teniente y Casa Matriz, los últimos sindicatos de profesionales que negociaron el 2017.

En nuestro caso, el Directorio del Sindicato siempre planteó como imperioso conseguir un incremento en nuestro sueldo base, basado principalmente en el rol protagónico y de mayor injerencia que deberán tener los supervisores socios(as) del Sindicato, en todo el proceso de transformación y reestructuración que hoy requiere nuestra División. Por lo que, analizando el escenario antes descrito, sumado a un trabajo político y económico respecto a las proyecciones y comportamientos de las diversas negociaciones colectivas, el Directorio siempre optó por respetar los periodos de negociación colectiva reglada.

¿Qué significa un incremento salarial del 1% en nuestras remuneraciones?

Recordemos que el 1% de incremento remuneracional, es un porcentaje que no sólo afecta a nuestro sueldo base, sino que también repercute en los diversos bonos, asignaciones o incentivos, por lo cual, como forma de graficar el impacto real que este 1% tiene para “nuestro bolsillo”, a continuación, exponemos a ustedes 3 tablas, las cuales consideran todas las variables remuneracionales que son afectadas por este reajuste.

Estas tablas toman como categoría o escala, la escala 14, la cual corresponde a la escala promedio de los socios(as) del sindicato.

Cada una de las tablas se diferencia según el tipo de jornada excepcional a la que el socio(a) esté afecto, ya que esto también incide en el incentivo por bono de turno.

Compartir