La Negociación Colectiva, lejos de ser el término del trabajo sindical, es el inicio de un proceso donde el Directorio debe abocarse a garantizar el cumplimiento del Contrato Colectivo, fiscalizar la operatividad y puesta en marcha de los nuevos beneficios logrados en el proceso negociador, generando espacios de participación respecto a temas que son de mayor complejidad y que para llegar acuerdo requieren un plazo superior a los 45 días establecidos para negociar.

Como forma de optimizar el trabajo, el Directorio del Sindicato ha definido a los dirigentes que serán los principales responsables respecto a temas que actualmente se están trabajando y que son el resultado de las conversaciones y acuerdos realizados en la Negociación Colectiva, muchos de los cuales pudieron ser corregidos y mejorados en el proceso de mediación.

Si bien el Directorio defendió y potenció estos temas en el proceso de negociación, como forma de canalizar correctamente la información tanto desde la Administración como desde los socios, se ha acordado la siguiente estructura organizativa:

*La complejidad y envergadura de estos temas, exigen la atención completa y profunda de todo el Directorio, por lo cual él o la socia, podrá tratar éstos con quien estime conveniente.

Los temas del Contrato Colectivo como aquellos temas laborales y sociales personales o de algún área en particular, que deban ser atendidos por el Sindicato y que no es encuentran explicitados en esta estructura organizacional, también son analizados por el directorio, para lo cual  el socio puede hacer llegar su inquietud a través de cualquiera de los medios de comunicación del Sindicato.

Compartir