Continuar desarrollándose desde lo profesional, enfrentando los nuevos desafíos del mundo laboral actual, es una temática que no es indiferente en la Supervisión. Clara muestra de aquello, es el importante número de socios y socias que han optado año a año por utilizar uno de los beneficios educacionales más relevantes establecidos en nuestro Contrato Colectivo.

Hablamos de la Beca Educacional para la Supervisión, una que otorga un importante aporte económico a los profesionales con contrato indefinido interesados en perfeccionarse, a través de las modalidades de pre y postgrados y/o pos título.

Entre los últimos beneficiados figura Juan Luis Gómez Moscoso, profesional de la Gerencia de Seguridad y Salud Ocupacional, quien inició hace aproximadamente dos años un Master oficial en Energías Renovables y Sostenibilidad Energética en la Universidad de Barcelona, y hoy ya está ad portas de recibir si título tras haber aprobado con éxito.

Gómez, quien ya cuenta con tres títulos en diversas  ingenierías y un magister previo a éste, sostiene que dicha experiencia no sólo la escogió por significar en lo personal un aporte significativo, sino también lo consideró como una buena manera de seguir aportando al crecimiento de la División, desde sus habituales tareas, y ahondando principalmente en lo establece la actual Ley Chilena, respecto al uso de energías renovables en el país.

“Esto permite juntar todos estos conocimientos – indica Gómez- y llegar a algo muy importante de lo que no estamos lejos, y nos ponemos así en línea con la ley, la ley 20.277, que pretende que en los próximos años podamos sustentarnos energéticamente, de manera sustentable”.

Estudios que catalogó con un foco futurista, pero necesario, y que asegura, no pudo haber sido posible sin el apoyo del Sindicato, y a lo establecido en nuestro Contrato Colectivo. “Yo agradezco en demasía a nuestro Sindicato de Supervisores por haberme brindado la posibilidad y haber creído en mí. Agradecer a los trabajadores, directores, que han pasado por el Sindicato, que lograron en conjunto llegar a estos beneficios que en definitiva permiten seguir en la línea de desarrollo de la División y esa es la verdadera transformación”.

A su vez el profesional quiso hacer especial énfasis en el apoyo que recibió además por parte de su familia. “Mientras yo trabajaba no podía estudiar, entonces mi esposa fue la que en tiempos de familia, me decía que estudiara, que avanzara. Por ello también quiero que lo sepa el mundo, mi esposa también estaba ahí”.

Como Directorio, entregamos  desde ya nuestras más sinceras felicitaciones a Juan Luis Gómez, entendiendo que dicho proceso no fue fácil, y que conllevó de doble sacrificio y esfuerzo, pero que hoy ya da muestra de los primeros resultados; Como él, ya han sido muchos, pero esperamos que sigan siendo muchos más.

Compartir